miércoles, 12 de febrero de 2014

Inmigrantes



Aproximadamente la mitad de mis alumnos son de origen inmigrante.

Inmigrante.
Curiosa palabra.

Recuerdo cuando la aprendí en el colegio. Nos enseñaron que quien se iba del país se llamaba emigrante, y quien venía, inmigrante. A mí me resultó curiosa la diferencia y me gustaron la palabras que la expresaban. Emigrante/Inmigrante. En mi mente aparecía la imagen de unos cuantos españoles marchándose a algún país del norte, y de otros tantos europeos viniendo a España. Hasta ahí llegaba el significado de estas palabras, aún libres de connotaciones.

Podría decir que trabajo en un instituto internacional. Si lo dijera de ese modo, lo dotaría de prestigio. Pero en la mente de quien me escuchara aparecería franceses, estadounidenses, alemanes, ingleses. Internacional es bueno, y los buenos son ellos. En mi instituto, sin embargo, hay rumanos, senegaleses, ecuatorianos, marroquíes. Y a ellos les toca ser inmigrantes.

Y no, no es un mal instituto. Españoles y foráneos son todos más o menos pobres, tienen todos una familia más o menos desestructurada, muestran todos un nivel cultural más o menos bajo. El número de apellidos, lo exótico de los nombres, el color de piel, pelo u ojos, la presencia o ausencia de documentos legales no pueden ser utilizados para predecir el éxito, ni tampoco el fracaso.

Y eso me gusta, me reconforta. Me siento privilegiada por conocer tantas personas de tantos países, por compartir sus lenguas, sus acentos, sus costumbres. Envidio secretamente la posibilidades que se les abren, a unos y a otros, de viajar, de intercambiar experiencias, de salir del ambiente monocromo en el que yo me crie y explorar un mundo de colores.

De ser internacionales, multiculturales, plurilingües, aunque sea a lo pobre. 
Es decir, inmigrantes.

1 comentario:

Caminos del Espejo dijo...

Pasé un año trabajando en una escuela de educación infantil y primaria llena de colores, lenguas, religiones y pieles diversas, la convivencia fue maravillosa.
Tuve pocos alumnos/as españoles. El aula se llenaba de acentos, de sueños, de palabras incomprensibles.
Fue tan bonito… Estaban llenos de ganas.
Así que me alegra mucho que estés en un sitio así, porque es un reflejo ideal de la realidad, todos diferentes, todos únicos.
Que lo disfrutes.

Besitos

Caminos del Espejo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...